More

    “No puedo parar” Mujer es adicta a comer las cenizas de su esposo

    Publicidad

    Casie, una mujer de 26 años, indicó que comenzó a comerse las cenizas de su esposo luego de meter la mano en la urna para cambiarlas.

    La historia de esta mujer de 26 años parece sacado de un cuento de terror y ha causado conmoción en redes sociales, pues se come las cenizas de su esposo porque teme perderlo. Todo comenzó luego de que un día metió la mano en la urna y probarlo una vez, ya no puede parar de ingerir los restos.

    Su caso fue dado a conocer por el programa My Strange Addiction (Mi extraña adicción) del canal TLC, en donde Casie, que vive en Tennessee, Estados Unidos, reveló que perdió a su marido Sean solo dos años después de contraer matrimonio.

    Te puede interesar: WTF! Maestro da clases virtuales de matemáticas y cálculo…

    La pareja se casó en 2009 y se consideraban inseparables. Lamentablemente, Sean falleció tras un severo ataque de asma y fue posteriormente cremado. Fue después de esto que comenzó la loca adicción de su esta joven estadounidense.

    Todo comenzó cuándo probó las cenizas de su esposo

    La mujer mencionó que todo comenzó luego de que un día se le ocurrió meter la mano en las cenizas de su esposo muerto para cambiarlas de ánfora. En ese momento, parte de ellas se quedaron en sus dedos, y ella “no quería limpiarlo, eso era mi marido, así que me lamí los dedos. Y aquí estoy, casi dos meses después. No puedo parar, me estoy comiendo a mi esposo”.

    no-puedo-parar-mujer-es-adicta-a-comer-las-cenizas-de-su-esposo-2
    Un día metió el dedo a las cenizas de su esposo y sorprendentemente el sabor le gustó mucho.

    Esto provocó que Casie no dejara de comer las cenizas, aunque sabe que está mal, se ha vuelto adicta al sabor de los restos. El consumir las cenizas le ha traído varios problemas, no sólo en cuestiones sociales o morales, también en temas de salud.

    Llevo las cenizas de mi esposo a todas partes

    La mujer de 26 años mencionó que llegó a perder mucho peso debido a que en un momento, sólo comía las cenizas de su esposo en el día. En el programa de televisión expresó que lleva a su esposo prácticamente a todas partes, “al supermercado, de compras, al cine, a comer, a donde sea que vaya, él va”.

    Te puede interesar: Por mil euros, youtuber ruso graba y transmite la muerte de su novia

    Por supuesto esta extraña y loca adicción le ha traído burla pero ella prefiere ignorarlas. “Algunas personas se ríen, piensan que estoy jugando pero lo digo en serio, él es mi esposo”, dijo.

    Comer cenizas me ha ayudado a bajar de peso

    Pero como era de esperarse también, esta obsesión por comer las cenizas de su esposo se debe en gran parte a que no puede superar su muerte. Casie, señaló que no es nada más comer por comer, ya que tiene un método específico para lograr resultados físicos a su favor. “Primero me lamo el dedo y no lo sumerjo, hago un remolino para que quede bien apelmazado y luego me lo como”, reveló.

    La mujer declaró que esta terrible adicción que consiste en comer las cenizas entre cinco y seis veces al día, ha logrado bajar casi 20 kilos.

    Hasta la fecha se ha comido casi medio kilo de sus restos, y aunque dice sentirse culpable. “Tengo que dejar de comérmelo, lo he perdido una vez, esta vez será mi culpa que lo pierda de nuevo”, agregó.

    spot_imgspot_img

    LO ULTIMO

    Miami