El dolor y sufrimiento de su vida solo menguaba con la guitarra y heroína.

Un día como hoy (5 de abril) de hace 26 años murió Kurt Cobain, el outsider que fue la voz de la “generación perdida” y logró tocar el cielo con su música y su banda Nirvana pero siempre viviendo en el infierno de ser él mismo.

Te puede interesar: Resident Evil 3 y el regreso de Jill Valentine, Carlos Oliveira y Némesis

Kurt creció en una casa rodante en un bosque cerca de Seattle, con una infancia marcada por el divorcio de sus padres, el suicidio de dos de sus tíos y el maltrato de su padrastro que forjaron una personalidad atormentada y fragil pero profundamente artística.

Fue hasta 1987 que se mudó y comenzó a estudiar en Evergreen State College y donde comenzó la leyenda al iniciar a componer y ensayar con una banda que marcaría la historia de la música: Nirvana.

Para 1989 la banda ya tenía su primer disco, “Bleach” con lo que llamó la atención del público, la escena y el resto de músicos; pero fue hasta 1991 con “Nevermind” que logró la fama mundial, este fue el primer disco de grunge de la historia en alcanzar el puesto número uno en las listas, vendiendo 10 millones de copias en todo el orbe. 

Te puede interesar: ¡Ya llegó la nueva temporada de La Casa de Papel!

A la par de la fama y los reflectores, Kurt vivió su infierno personal agudizado por el abuso de heroína y alcohol a tal grado que Nirvana tuvo que reprogramar fechas en varias ocasiones.

Kurt se casó con Courtney Love con quien tuvo una hija, Francis Bean. Pero lo tormentosos de esta relación llevó al músico a determinar el camino final del cantante; el dolor y sufrimiento solo menguaba con la guitarra y más heroína.

El último mes en la vida de Kurt Cobain fue una espiral directa hacía el trágico final, el primer aviso llegó el 4 de marzo en Roma: un intento de suicidio por sobredosis con somníferos. El cantante sobrevivió después de pasar 20 horas en estado de coma. Cuatro días después, salió del hospital y regresó a los Estados Unidos.

El 18 de marzo la policía acudió a su casa del cantante por el reporte de una discusión con su esposa, Courtney Love; el reporte policial indicó que el cantante se encerró en una habitación con una pistola calibre .38 y aseguró que iba a matarse. Los policías confiscaron el arma

Te puede interesar: Elefantes fueron liberados en Tailandia gracias al coronavirus

Courtney amenazó a Kurt y lo obligó a inscribirse a rehabilitación en una clínica en Los Ángeles, de la cual se escapó y regresó a Seattle donde se voló los sesos con una escopeta.

Kurt Cobain se atrincheró en una habitación y antes de jalar el gatillo escribió una carta de despedida: “Es mejor quemarse que desvanecerse», se leía en su nota suicida, frase fue tomada de la canción de Neil Young «Hey Hey My My». 

A su hija le escribió “tu vida será más feliz sin  mí, te amo, te amo”.

Si quieres saber más de Ciudad Trendy, nuestra revista interactiva, puedes descargar nuestra app aquí:

Android
iOS

Te puede interesar…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =