More

    La historia de la salsa Valentina es más mexicana de lo que imaginas

    Publicidad

    ¿Ya conoces la historia de la salsa Valentina? ¿No? Aquí en Ciudad Trendy te la contamos

    Si eres mexicano seguramente sabrás que unas papitas sin limón y salsa Valentina simplemente no saben rico.

    La salsa Valentina es una de las salsas embotelladas más consumidas en México ¿poor?

    La historia de la salsa Valentina es más mexicana de lo que imaginas
    Foto: Facebook

    Su sabor acidito y picosito es totalmente adictivo y combina muy bien con papas fritas, papas a la francesa, nuggets, pescado, fruta, dulces ¡y hasta la sopa Maruchan! El ingenio mexicano en la gastronomía nunca para.

    Y aunque a muchos les pueda sorprender la noticia, lo cierto es que la salsa Valentina es más mexicana de lo que uno piensa. ¡Conoce su historia!

    Origen de la salsa Valentina

    La historia nació en Tamazula de Gordiano, Jalisco y Don Manuel Maciel Méndez fue el encargado de crear esta famosa salsa que acompaña varias de las frituras mexicanas.

    Don Manuel empezó trabajando en una fábrica de refrescos, pero con la llegada de nuevas empresas y sus producciones industriales, tuvo que cambiar el giro de su empresa y buscar nuevas áreas de oportunidad.  

    La historia de la salsa Valentina es más mexicana de lo que imaginas

    Cierto día a Don Manuel se le ocurrió adentrarse al mundo de las salsas y con la receta familiar empezó a crear salsas embotelladas.

    Una de las marcas que creo estaba hecha de chiles puya y la otra de chile de árbol; la primera receta le puso una etiqueta de color amarillo para poder identificarla y a la segunda receta le puso una etiqueta de color negro.

    La primera etiqueta (la amarilla) hecha de chiles puya, vinagre, chile serrano, agua, sal, condimentos y especias fue un éxito rotundo por su sabor.

    Y rápidamente la vendió en diferentes tamaños que iban desde 140 mililitros hasta la presentación de 4 litros.

    Aunque después con ayuda de otra empresa mexicana se logró empaquetar en pequeños sobrecitos para que así fuera más fácil de transportar y llevarse a cualquier parte del mundo.

    Literal, la salsa Valentina está en todos lados, actualmente su exportación llega a países como: Canadá, Estados Unidos, España o China.

    ¿Cómo surgió el nombre?

    El nombre de la salsa surgió gracias a una fuerte mujer llamada Valentina Ramírez Avitia.

    Durante la época de la Revolución Mexicana, Valentina con 17 años de edad  se unió a las tropas maderistas vestida de hombre para pelear.

    La historia de la salsa Valentina es más mexicana de lo que imaginas

    Esta chica llegó a ser teniente; pero fue expulsada cuando un compañero vio por accidente sus trenzas.

    La historia de esta mujer fuerte inspiró a Don Manuel para ponerle el nombre a su producto y fue así como nació la famosa Salsa Valentina.

    spot_imgspot_img

    LO ULTIMO

    NO TE LO PIERDAS