More

    “Aída”, la mascota que Adamo Boari inmortalizó en Bellas Artes

    Publicidad

    Cada año, el Palacio de Bellas Artes es visitado por miles de personas, pero pocos conocen la historia de “Aída”, la mascota que Adamo Boari inmortalizó en este impresionante recinto cultural

    El Palacio de Bellas Artes es sin duda el recinto cultural más importante de México y una de las edificaciones más representativas de capital del país. Entre todas las esculturas que son parte de el, las de Adamo Boari resaltan por su historia y significado.

    Te puede interesar: La Casa Azul: historia del museo y fiel morada de Frida Khalo

    A casi 86 años de su inauguración, un 29 de septiembre de 1934, el Teatro Nacional pasó a ser el Palacio de Bellas Artes. Este emblemático lugar cuenta con diversos grabados y obras escultóricas que dicen mucho de la historia de México.

    Una de las más tiernas y desconocidas por los visitantes es la de “Aída”, la perrita de Adamo Boari, cuya efigie quedó inmortalizada en una escultura colocada en el lado derecho de la fachada principal.

    La tierna historia de la escultura de “Aída”, la mascota de Adamo Boari

    Adamo Boari se distinguió por ser un arquitecto cuya carrera brilló en México. Entre lo más destacado de su trayectoria esta el Palacio de Bellas Artes, que se comenzó a construir el 1 de octubre de 1904, pero se concluyó hasta 30 años después.

    De acuerdo con las crónicas, Adamo Boari tuvo desde niño una especial inclinación por los perros de compañía. Así desde 1904, todas las mañanas llegaba a la obra acompañado por “Aída”, su fiel compañera.

    Te puede interesar: Descubren la estructura ceremonial maya más grande y antigua

    “Aída” figura entre los medallones que ornamentan el Palacio de Bellas Artes. La escultura es obra de Fiorenzo Gianetti, uno de los artistas más valiosos del equipo de Boari.

    La increíble habilidad de “Aída” para seguir las órdenes Boari, siempre sorprendía a todos. La mascota era una perrita Setter, antes de que se diera la subdivisión canina entre inglés, irlandés y gordon.

    La perra solía acompañar al arquitecto casi todos los días. Su presencia siempre sorprendía a transeúntes y trabajadores de la construcción.

    Adamo Boari terminó abandonando el proyecto en Bellas Artes y la culminación estuvo a cargo del queretano Federico Mariscal, quien le dio un estilo Art deco.

    El arquitecto vivió en México de 1899 a 1916. También participó en la construcción del Palacio de Correos y en los arreglos al Palacio Nacional.

    Las otras esculturas del Palacio de Bellas Artes

    Para la construcción de este recinto se emplearon grandes cantidades de mármol blanco de Carrara en la fachada y diversos tonos en el interior.

    Pese a que la fachada del Palacio de Bellas Artes tiene clara inspiración europea, también cuenta con elementos provenientes de las culturas prehispánicas.

    Además de “Aída”, hay otras esculturas que sobresalen en el Palacio de Bellas Artes. Aquí te dejamos una pequeña lista de las más representativas.

    Te puede interesar: Conoce al mexicano que diseñó los trajes espaciales de SpaceX

    El tímpano: Ubicado en la fachada principal, el tímpano está conformado por un conjunto escultórico que tiene como protagonista a “La Armonía”, pero también son representados “El beso” y “El juego del amor”.

    Esta pieza fue elaborada por el escultor italiano Leonardo Bistolfi.

    Pegasos: Estas figuras fueron esculpidas por el escultor español Agustín Querol. Este grupo de cuatro pegasos resguardan la entrada del recinto.

    Cúpula En lo más alto de Bellas Artes se encuentran cuatro figuras femeninas aladas tomadas de las manos y rodeando un águila azteca que devora a una serpiente. Esta pieza es obra del artista húngaro Géza Maróti.

    Florones Una amapola, una flor de ocote, un girasol y una piña.

    Mascarones de cabezas de animales Un coyote, un chivo, un mono, un lobo y “Aída”, la perra del arquitecto Adamo Boari.

    Mascarones de cabezas humanas: Estas piezas representan las emociones humanas como la ira, alegría y la tristeza. También hay representaciones de cabezas de los guerreros águila y jaguar, ambas cubiertas por serpientes en los arcos de las ventanas de los balcones.

    Figuras femeninas En las fachadas laterales del recinto se encuentran cuatro colosales bajo relieves de figuras femeninas, cuya altura es de cuatro metros.

    Otro dato que pocos saben es que la cortina de cristal del escenario la hizo Casa Tiffany (Nueva York) con diseño del Doctor Atl. Una imagen de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

    Puedes tener exclusivas en nuestra revista interactiva. Conócela y descárgala ya:
    Android
    iOS

    Te puede interesar:

    The Beatles y la leyenda de la Banda Plástica de Tepetlixpa

    Conoce los museos más bonitos de la CDMX

    ‘X ts’unu’um: La leyenda Maya del Colibrí, el mensajero de deseos

    spot_imgspot_img

    LO ULTIMO

    Miami