Teñir el cabello es la manera perfecta para cambiar de look, adelantarse a las tendencias y expresar nuestra personalidad. Sin embargo, las fibras capilares deben enfrentar varios cambios químicos para poder cambiar de color, como la decoloración o el contacto con compuestos que pueden restarle fuerza y provocar un mayor quiebre. Por si eso fuera poco, si no se tienen los cuidados adecuados, el color del cabello se va desvaneciendo, haciendo que los rubios se vean verdosos, los negros luzcan pardos y los castaños o rojos adquieran un desagradable tono anaranjado.

 

Si tiñes constantemente tu cabello o estás pensando en experimentar por primera vez, puedes evitar muchos de estos efectos siguiendo algunos de estos consejos.

Protégelo desde la coloración: En muchas ocasiones, los pigmentos usados para teñir el cabello van perdiendo intensidad, lo cual contribuye a que poco a poco se vean menos lustrosos e incluso adquieran un tono diferente. Para evitarlo, tu estilista de confianza puede usar Moroccanoil ChromaTech PRIME, de la colección Color Complete. Este color iguala la porosidad en cada fibra capilar y reconforta el cuero cabelludo para disminuir las molestias durante el proceso de coloración. Solo basta rociarlo y esperar cinco minutos para aumentar la resistencia del color.

Finaliza tu coloración con un tratamiento: Una vez que el proceso de teñido esté listo, debes solicitar un tratamiento extra para lograr un aspecto más brillante y un color más sólido. Por eso, tu mejor opción es Moroccanoil ChromaTech POST, de la colección Color Complete. Este producto cuenta con la tecnología COLORLINK™, la cual crea enlaces cruzados especiales a través de la estructura de queratina del cabello, ayudando a fijar el color en el interior y, a la vez, formar un escudo protector que previene la pérdida de color a largo plazo.

 

Nutre tu cabello: Muchos procesos de teñido requieren una decoloración previa, la cual abre los folículos capilares y deja el cabello libre de nutrientes y quebradizo. Para contrarrestar ese daño, es necesario usar un producto que fortalezca el cabello y lo proteja de los elementos. Para lograrlo, el Tratamiento Regular Moroccanoil y el Tratamiento Moroccanoil Light son dos opciones ideales para cuidar el cabello teñido. El Tratamiento Regular Moroccanoil fortalece el cabello, aumenta su elasticidad y actúa como escudo contra los efectos producidos por el medio ambiente, mientras que el Tratamiento Moroccanoil Light cuenta con una fórmula más ligera e ideal para los cabellos finos. Estos dos productos son pioneros en el uso del aceite de argán como sello característico, y este extracto brinda protección instantánea contra el medio ambiente, además de nutrir el cabello y darle brillo de la raíz a las puntas.

 

Lávalo con los productos adecuados: Las dos primeras semanas después de la coloración son cruciales para mantener los pigmentos en su sitio y evitar sorpresas desagradables. Es por eso que debes elegir cuidadosamente los productos que te ayudarán a mantener tu cabello limpio y con un color envidiable. Logra estos objetivos con el Shampoo y el  Acondicionador Coloración Prolongada Moroccanoil, los cuales proporcionan una nutrición intensa y una retención superior del color. Ambos cuentan con la tecnología COLORLINK™, la cual ayuda a reparar y restaurar el cabello de manera constante luego de la coloración. El ritual debe ser el siguiente: iniciar lavando el cabello con el  Shampoo Coloración Prolongada Moroccanoil, aclarar y distribuir el Acondicionador Coloración Prolongada Moroccanoil en medios y puntas durante aproximadamente dos minutos, para enjuagar de nueva cuenta.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.